La historia de Carlos Henrique Kaiser, el "Forrest Gump" del fútbol brasileño

Ir abajo

La historia de Carlos Henrique Kaiser, el "Forrest Gump" del fútbol brasileño

Mensaje  Perseus24 el Jue Nov 14, 2013 4:37 pm

Amigo de grandes jugadores del fútbol brasileño, en 20 años, Carlos Henrique Kaiser pasó por varios equipos, pero prácticamente casi no entró al terreno de juego en partidos oficiales...

El balón nunca fue uno de sus mejores amigos. Pero él era un "crack" en las relaciones públicas con algunas estrellas del fútbol brasileño. La vida de Carlos Henrique Raposo, mejor conocido como Kaiser, es digna de una película de Hollywood. Por más de 20 años, Kaiser formó parte del plantel de grandes clubes brasileños. Jugó en Francia, pasó por Estados Unidos, hizo una escala no México... sin prácticamente haber ingresado a un campo de juego para un partido oficial. Entre algunos de sus amigos, él es conocido como el Forrest Gump del fútbol brasileño. A pesar da que su historia es más similar a otro éxito del cine estadounidense... "Atrápame si puedes".

A los 48 años, Carlos Kaiser actualmente reside en el barrio Flamengo, en Río de Janeiro. Y luego de mucho tiempo Kaiser resolvió revelar sus historias. En su currículo, pasos por Botafogo, Flamengo, Vasco, Fluminense, América, Bangú, Palmeiras, Ajaccio (Francia)...

- (Contra Kaiser) Pinocho perdería (en una disputa a mayor mentiroso). Peor de que ser un cara dura, este muchacho es el mayor ñoqui del fútbol brasileño - bromea el defensa Ricardo Rocha, uno de los amigos de Kaiser.

La estrategia del supuesto delantero para engañar a dirigentes y técnicos era elaborada. Desde muy temprano, Kaiser siempre fue muy bien relacionado. Y hacía amistades con facilidad con jugadores importantes del fútbol brasileño. La lista de amigos era grande... Carlos Alberto Torres, Rocha, Moisés, Tato, Renato Gaúcho, Ricardo Rocha, Romário, Edmundo, Gaúcho, Branco, Maurício... apenas por citar algunos nombres.

En una época en que los medios de comunicación aún no eran tan desarrollados, en que no existía Internet, televisión por cable transmitiendo en vivo partidos de todo el mundo o empresarios circulando por los corrillos de los clubes con DVDs editados de decenas de jugadores, Kaiser se aprovechaba de la falta de información. Siempre que alguno de sus amigos famosos era contratado por un club, él era llevado como contrapeso para formar parte del plantel.

- Yo firmaba el contrato de riesgo, más corto, normalmente de tres meses. Pero recibía las primas del contrato y me quedaba allí durante ese período - cuenta.

- Es un amigo nuestro, una excelente persona, un ser humano extraordinario. Pero no sabía jugar ni a las cartas. Su problema era el balón (risas). Nunca lo vi jugar en ningún lugar. Es un Forrest Gump del fútbol brasileño. Te cuenta muchas historias (del fútbol), pero nunca jugó un domingo a las 16h de la tarde, en Maracanã. Estoy seguro de ello - dijo Ricardo Rocha.


Kaiser (izquierda), Gaúcho (centro) y Renato Gaúcho (derecha) en el carnaval de Río (Foto: Archivo Personal de Kaiser)

Kaiser tenía una ventaja. Alto, siempre tuvo un porte físico aventajado. Tenía pinta de jugador. Y lideraba los ejercicios en los entrenamientos físicos. Como aducía que llegaba al equipo fuera de forma física, Kaiser conseguía quedar dos semanas corriendo alrededor del terreno de juego. El problema era cuando el balón comenzaba a rodar. Ahí entraba en escena la segunda parte del plano.

– Yo le pedía a alguien que levantara el balón al área y le erraba al balón. Ahí sentía el posterior del muslo, me quedaba 20 días en el departamento médico. En esa época no existía la resonancia (magnética). Y cuando la cosa se iba poniendo pesada para mi lado, tenía un dentista amigo que me daba un certificado de que tenía algún problema. Y así la iba llevando - explica Kaiser.

– Sé que Kaiser era un enemigo del balón. La parte física la dominaba. En el entrenamiento acordaba con un colega... "en la primera jugada golpéame porque tengo que ir al departamento médico" - corrobora Renato Gaúcho.

– Conozco la historia de que él iba al club a entrenar y, en la hora de entrar a la cancha para demostrar su fútbol, Kaiser simulaba una lesión. Entonces no participaba del entrenamiento, decía que había sentido un tirón y quedaba de dos a tres meses sin entrenar. Es un ñoqui nato - cuenta Ricardo Rocha.

Fiestas en las concentraciones

Para algunos dirigentes y técnicos, Kaiser no era más que un jugador con mala suerte. Y así él iba ganando tiempo. Cobraba un par de meses de sueldo. Cuando la situación comenzaba a volverse insostenible, Kaiser aprovechaba alguna otra amistad y cambiaba de club. Firmaba un nuevo contrato de riesgo, recibía las primas... ¡y recomenzaba todo otra vez!

– No me arrepiento de nada. Los clubes ya han engañado tantos a los jugadores, alguien tenía que vengarse por todos ellos - bromea.


Kaiser junto a Maurício, ídolo de la hinchada de Botafogo (Foto: Archivo Personal de Kaiser)

La táctica era conocida por varios compañeros, que encubrían el tema. Al final de cuentas, Kaiser era bien relacionado en otras áreas también.

– En esa época nosotros nos concentrábamos en un hotel. Yo llegaba dos o tres días antes, llevaba diez mujeres y alquilaba apartamentos dos pisos debajo del piso en que el equipo se hospedaría. De noche nadie huía de la concentración, lo único que teníamos que hacer era bajar las escaleras. Tanto que en el fútbol brasileño hay técnicos que ahora ponen un guardia de seguridad en el piso.

Kaiser era un asiduo visitante de las casas nocturnas más populares de Río de Janeiro y aprovechaba el hecho de ser "jugador de fútbol" para ganar con las mujeres.

– Levantar mujeres era la cosa más fácil, podía ser en español, inglés, francés. Porque los jugadores tenemos esa ventaja de atraerle más a las mujeres, aunque yo no me considero feo.

La semejanza con Renato Gaúcho también era bienvenida. Los dos se divertían mucho en la noche carioca.

– Si en algún momento quise parecerme a alguien fue a Renato Gaúcho. Nosotros nos conocimos en 1983, el jugaba en Grêmio y venía mucho a Río. Esa fama que él tiene con las mujeres a mi lado no es nada. Nosotros salíamos mucho, él, Gaúcho (ex-delantero de Flamengo) y yo.


Reportaje sobre Kaiser (Foto: Reproducción)

Para no ser desenmascarado, Kaiser necesitaba tener buenas relaciones también con los medios de prensa. Por eso, distribuía camisetas del club, o pasaba algunas noticias de la interna. Elogiado por sus amigos famosos, Kaiser aparecía en artículos periodísticos acompañado de adjetivos como 'goleador' y 'matador'. De ese modo, los medios de comunicación respaldaban la imagen de buen jugador que era vendida a los clubes. Cuando Kaiser fue a jugar a Bangú, un periódico de la época publicó un artículo sobre su contratación bajo el título: 'Bangú ya tiene a su Rey: Carlos Kaiser'.

– Tengo facilidad en hacer amistades, tanto que a muchos periodistas de mi época les caía bien, porque nunca traté mal a nadie.

En cerca de 20 años de carrera, Kaiser entró muy pocas veces al campo de juego para disputar un partido oficial. Ninguno de ellos en Brasil:

– Partidos completos tengo unos 20 o 30, como mucho. En todos los partidos arrugaba. En todos los partidos salía lastimado. Hasta en los entrenamientos, si posible, yo salía lesionado - admite.

Kaiser cerró su carrera a los 39 años, jugando para Ajaccio, club de la segunda división de Francia, en el cual estuvo por algunos años. El delantero asegura que esa vez jugó de verdad, aunque no más de 20 minutos por partido, pocas veces por temporada. Más experiente, Carlos Henrique no se arrepiente de lo que hizo, pero confiesa que si tuviera una oportunidad de regresar a las canchas, la historia sería distinta:

– Por todas las oportunidades, por todos los equipos por los que pasé, si yo me hubiese dedicado más, habría avanzado más en mi carrera. De cierta forma, me arrepiento de no haber llevado las cosas más en serio. Si hubo alguien a quien perjudiqué toda la vida fue a mi mismo - dijo.


Reportaje de un periódico donde Kaiser aparece como un gran delantero (Foto: Reproducción)

______________________________________________________________________________________________________________________________
Más anecdotas

Kaiser aparte de engañar a técnicos y dirigentes haciéndose pasar por futbolista, también engañó a mucha gente diciendo que fue campeón del mundo con Independiente en 1984 (en realidad Independiente tenía un Carlos Enrique -y no Carlos Henrique, como Kaiser-, pero era otro jugador), nuevamente, aprovechándose de la falta de información de la época.

Una vez, cuando se hacía insostenible la situación en Bangú y fue convocado casi obligadamente a integrar el banco de suplentes, el técnico Castor de Andrade decidió ponerlo en el segundo tiempo de ese partido. Para evitar jugar, Kaiser -que estaba haciendo ejercicios de calentamiento- tuvo una ingeniosa idea: Tomarse a golpe de puños con un hincha del equipo rival y ser expulsado.

El técnico, Castor de Andrade, ingresó enojadísimo al vestuario, pero antes que pudiera decirle algo, Kaiser le dijo:

– Antes de que usted me diga algo, Dios me dio un padre y Dios me lo quitó. Ahora que Dios me ha dado un segundo padre (el muy caradura refiriéndose al técnico Castor de Andrade) no dejaré que ningún hincha lo llame de ladrón. Y eso es lo que estaba gritando el hincha de ellos.

Castor de Andrade lo tomó de la nuca, le dio un beso en la frente, y lo invitó a un viaje.

– Y me renovó contrato por seis meses más - aseguró.

Llevado al Ajaccio francés por un amigo (¿cuándo no?), Kaiser se sorprendió con la presentación que le había armado el club.

– Yo era brasileño, y los brasileños tenemos mucha fama allá. El estadio era chico, pero estaba lleno de aficionados del equipo. Creí que sólo tendría que ingresar a la cancha y saludar, pero entonces vi que había muchos balones en el campo de juego y me di cuenta que también habría un entrenamiento. me puse nervioso porque ya en mi primer día se darían cuenta que no sabía jugar.

Entonces Kaiser tuvo una idea creativa. Y la puso en práctica rápidamente para que nadie se diera cuenta.

- Salté a la cancha y comencé a tomar estos balones y rápidamente patearlos hacia las tribunas. Los hinchas enloquecieron. No sobró ni un sólo balón en la cancha. Al mismo tiempo saludaba y besaba la camiseta del club. Conquisté el cariño de los hinchas y terminamos teniendo únicamente un entrenamiento físico - asegura.

Fuente: http://www.forodvp5100.com.ar/viewtopic.php?f=11&t=20872
avatar
Perseus24

Mensajes : 748
Fecha de inscripción : 14/11/2009
Localización : Almería

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La historia de Carlos Henrique Kaiser, el "Forrest Gump" del fútbol brasileño

Mensaje  Perseus24 el Jue Nov 14, 2013 5:07 pm

avatar
Perseus24

Mensajes : 748
Fecha de inscripción : 14/11/2009
Localización : Almería

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La historia de Carlos Henrique Kaiser, el "Forrest Gump" del fútbol brasileño

Mensaje  W1LT0rD el Vie Nov 22, 2013 9:38 pm

Impresionante, es de película.
avatar
W1LT0rD

Mensajes : 379
Fecha de inscripción : 19/08/2008
Edad : 28
Localización : Tenerife

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La historia de Carlos Henrique Kaiser, el "Forrest Gump" del fútbol brasileño

Mensaje  jdsa el Miér Nov 27, 2013 8:45 pm

W1LT0rD escribió:Impresionante, es de película.
Película que podría protagonizar perfectamente Rodrigo Santoro, que ya se atrevió con Heleno de Freitas, otro de los grandes -y malogrados- personajes de la historia del fútbol brasileño. Razz

jdsa
Admin

Mensajes : 1195
Fecha de inscripción : 02/07/2008

Ver perfil de usuario http://manager0304.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La historia de Carlos Henrique Kaiser, el "Forrest Gump" del fútbol brasileño

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.